INFORME D.T.T. 18/19 (P.B.A.)
La Plata, 9 de diciembre de 2019
Fuente: página web provincia de Buenos Aires

Provincia de Buenos Aires. Dirección de Técnica Tributaria. Tasa de justicia. Sucesiones. Base imponible. Venta de inmuebles por boleto de compraventa.

VISTO: las presentes se cumple en expresar lo siguiente:

Antecedentes

Se originan las actuaciones con motivo de una consulta efectuada por la Administradora Judicial de la sucesión de dos cónyuges, que tramita ante un Juzgado de Primera Instancia en lo Civil y Comercial de Dolores, a los fines de que esta dependencia se expida acerca de la base imponible sobre la cual debe liquidarse la tasa de justicia.

Se trata de procesos sucesorios en los que se presentan terceros compradores que han adquirido terrenos baldíos de titularidad de los causantes y/o de sus herederos mediante boletos de compraventa (firmados por una organización comercial que actuó como intermediario vendedor), con la finalidad de que los sucesores cumplan con su obligación de hacer, ésto es, otorgar la escritura traslativa de dominio.

En los referidos boletos se menciona que el objeto es la venta de lotes de terreno, sin aludirse a ningún tipo de mejoras sobre los mismos.

Al solicitarse la orden de inscripción, el Juzgado interviniente ordena liquidar la tasa de justicia, la que debe calcularse sobre la valuación fiscal de los inmuebles involucrados y que, al momento de dicha solicitud, comprende también las construcciones realizadas por los adquirentes luego de la firma de los instrumentos.

Es por ello que en base a lo expuesto, la consultante solicita se determine cuál es la base imponible a fin de aplicar el tributo referido.

Concretamente, si se debe tener en cuenta solamente el valor tierra o el correspondiente a éste más el de las mejoras.

Tratamiento y conclusión

Al respecto, debe recordarse que el art. 337 del Código Fiscal (Ley 10.397, t.o. en 2011 y mods.) establece que por los servicios que preste la Justicia se deberán tributar tasas de acuerdo con la naturaleza y cuantía de los procesos, con la aplicación de las normas que para distintos supuestos se prevén.

En la especie, se advierte la presencia de diversas acciones judiciales: sucesorias y de escrituración. En razón de tales circunstancias debe tenerse en cuenta lo establecido en el artículo citado, especialmente las regulaciones de los siguientes incisos:

“d) En base a la valuación fiscal en los juicios que tengan por objeto adquirir, conservar o recuperar la propiedad o posesión de bienes inmuebles o su división”.

“f) En base al valor del activo, excluida la parte ganancial del cónyuge supérstite, al momento de solicitarse la inscripción de la declaratoria, testamento o hijuela en los juicios sucesorios. Si se tramitaran acumuladas las sucesiones de más de un causante, se aplicará el gravamen independientemente sobre el activo de cada una de ellas ... .”

I. Procesos sucesorios:

En primer término debe determinarse de qué manera se compone el valor del activo a los fines de la correcta liquidación del tributo en cuestión. Sobre esa particularidad esta autoridad de aplicación tuvo oportunidad de expedirse en el Informe D.T.T. 82/95 estableciendo que “... éste se compone con los bienes y derechos transmitidos mortis causa. El pasivo, en cambio, se integra con las obligaciones que se transmiten a los sucesores.

En el caso presente, debemos tener en cuenta que la obligación de escriturar integra el referido pasivo, como ‘obligación de hacer’”.

Ahora bien, de la documentación agregada surge que se encuentran implicados dos procesos sucesorios:

A. Uno en el cual el causante falleció con fecha 12 de julio de 1975 y se dictó declaratoria de herederos con fecha 7 de julio de 1976; y

B. el otro, en el cual la fecha de deceso es el 30 de noviembre de 2004 y la correspondiente declaratoria de herederos es del 2 de junio de 2010.

Reparando en lo sucedido en ambos procesos judiciales, se observa que con anterioridad al fallecimiento del primero de los cónyuges, se había procedido a la venta de dos lotes baldíos, mediante boleto de compraventa y que, posteriormente a su deceso, pero previo al de su cónyuge supérstite, también se vendieron, bajo la misma modalidad, tres lotes más (operaciones todas, cuya concreción queda sujeta a la evaluación que se efectúe en el respectivo proceso judicial en tanto, en este instancia, ello escapa al ámbito de incumbencias de esta autoridad de aplicación).

Por otro lado, de los dichos del consultante, en ambos juicios se habrían iniciado acciones de escrituración por parte de los compradores por boleto.

Es así que, partiendo de lo resuelto en el antecedente administrativo referido anteriormente (Informe D.T.T. 82/95), puede decirse que:

A. Respecto del proceso sucesorio instado en primer término:

1. La venta instrumentada mediante boleto de compraventa genera a cargo del vendedor una obligación de hacer, consistente en la suscripción de la escritura traslativa de dominio. Por lo tanto, al momento del fallecimiento de aquél, este deber queda subsumido en el pasivo trasladado a los herederos. Consecuentemente, al momento de determinar la composición del activo que corresponde tomar como base para el cálculo de la respectiva tasa de justicia, debe excluirse el valor de aquellos inmuebles vendidos a través de boleto de compraventa suscriptos con anterioridad a la fecha del fallecimiento.

2. Con relación a aquellos inmuebles enajenados posteriormente debe abonarse el tributo analizado, ya que tales bienes, en la proporción que le hubiere correspondido al causante, sí formaban parte del acervo sucesorio y la obligación de hacer se encontraba en cabeza de sus herederos y, en su caso, de la cónyuge supérstite.

B. Respecto del segundo proceso sucesorio:

En el caso de los bienes que salieron del patrimonio de la cónyuge supérstite con anterioridad a su deceso, la solución se corresponde con la explicada anteriormente, debiendo excluirse del activo el valor de aquellos bienes que forman parte del pasivo como obligación de hacer.

I (*). Acciones de escrituración:

(*) Textual página web provincia de Buenos Aires.

Con relación a estas acciones judiciales, corresponde la liquidación de la tasa de justicia, de conformidad con lo dispuesto en el art. 377, inc. d) del Código Fiscal (Ley 10.397, t.o. en 2011 y mods.), en cuanto establece:

“Por los servicios que preste la Justicia se deberán tributar tasas ... con la aplicación de las siguientes normas: ‘d) en base a la valuación fiscal en los juicios que tengan por objeto adquirir, conservar o recuperar la propiedad o posesión de bienes inmuebles o su división’”.

Como puede advertirse, en este supuesto corresponde considerar la valuación fiscal total del bien, no resultando procedente la exclusión de las mejoras introducidas por el adquirente, en tanto la acción judicial de que se trata, circunstancia que marca el perfeccionamiento del hecho imponible del caso de conformidad a lo que establece el art. 338, inc. a) del Código Fiscal (Ley 10.397, t.o. en 2011 y mods.), ha sido cuantificada sobre la base de un valor –el previsto en el inc. “d”) del art. 337 del ordenamiento fiscal– que, por vía de principio general, no puede ser sino el vigente al momento del inicio de dicha acción, en tanto es a dicho momento que, deben establecerse los elementos cuantitativos (entre ellos la base de cálculo) para la liquidación del respectivo tributo.